CICLO CINE Y PSICOANÁLISIS: AGUA DEEPA MEHTA.
Menú Principal

CICLO CINE Y PSICOANÁLISIS: AGUA DEEPA MEHTA.

Cartel Cine y Psicoanálisis Agua Deepa MehtaCINE  FORUM  FUNDACION  ANNA  O

A modo de Crónica  del  Maitines  Sabatino.  Septiembre  15  de  2012.

Película:  AGUA

Dirección: DEEPA  MEHTA

Presenta y coordina: CECILIA CORTES, de manera  ágil, inteligente, entretenida, lo que se dice, un buen encuentro.

La mujer, desde la naturaleza, o sea desde siempre,  está en una posición de servir (servidumbre). En ella se gestan y permanecen nueve meses, los primeros hasta que los alumbra  y cuando estos llegan, lo hacen en un estado de tal  indefensión, que no dan alternativa, hay que atenderlos y ella, desde su cuerpo está en condiciones de hacerlo.  El varón en cambio, está en una posición ventajosa: él no tiene hijos, está libre, sin ataduras. Desde estas posiciones y en lo que al individuo se refiere, el hombre está por “encima”, o sea en una posición dominante. Es la religión monoteísta la que intenta sujetar al varón y cargar de responsabilidad  al padre genitor.

¿Por qué hay casas de viudas y no casa de viudos..?  ¿Qué es eso de que cuando la mujer se casa, lo hacen siendo niñas, entregadas por su madre y por su padre, son  mitad hombre  y que cuando este muere, muere una mitad de ella..?

Desde estos parámetros naturales se va organizando la convivencia. El punto de partida serían esas posiciones primordiales en donde el hombre domina.  Revertir esta situación, estas posiciones de dominio y sumisión, es el trabajo de la cultura:  acerbo de hábitos, costumbres, ritos y liturgias de unos y otros grupos, todos  diferentes y que pretendemos acercar con la educación, para lograr mejores formas y niveles  de convivencia, más justa y en donde las relaciones estén reguladas por encima de todo por  la palabra. Qué  duda cabe, que las religiones han sido artífices  de este proceso civilizador, en el cual aún estamos hoy,  sufriendo brutales desigualdades.

Esta niña matrimoniada con un hombre mayor, supuestamente por razones económicas, queda viuda y le quedan  tres opciones: casarse con el hermano menor del marido (sigue funcionando la economía familiar), ingresar en la casa de viudas y vivir “abnegadamente” (negada para la vida y el amor) o arder con su esposo muerto.

Primera operación al quedar viudas, ingresar en esa casa de viudas estériles para el amor, y a renglón seguido, la gran humillación, cortarles el pelo hasta dejarlas rapadas, estigmatizadas.  Ceremonia de castración sin recato. Condenan a la mujer, no al varón, es la viuda la causa de pecado. Las mujeres someten a las niñas, las grandes a las pequeñas, las viejas a las jóvenes, las feas a las bonitas.

Dice Gandhi (1938): “las viudas desconocen el amor y todas deberían conocer el amor”. En esa cultura ( no sé si en toda la India),   se guían por sus libros sagrados ,  como en todas las religiones y estos dicen que una viuda no puede casarse.  Las leyes.., ignoramos lo que no nos conviene, muchas veces esclavos de la letra sin atender al espíritu de la regulación. Aquí lo que vemos es que lo individual contamina lo grupal, lo colectivo. La sentencia esclavisante y sometedora  de por vida,  es de la “madraza” de la casa de viudas.

Romper con lo establecido, con las tradiciones es romper esquemas con los que funcionamos y con los que nos sentimos “seguros” , supone entrar  en una zona desconocida, incierta, en donde nos vemos en la necesidad de inventar, crear nuevas reglas, nuevos esquemas y justamente por esto, suscita  tantas resistencias.

¿Quiénes son las más animosas, las más valientes, las más atrevidas..?,  las mas sometidas, las mas maltratadas. Quien está en posición dominante es quien más se resiste a estas nuevas alternativas de cambio, dado que sus beneficios  corren serios peligros de perderlos.

Me queda la pregunta. ¿por qué la madre es tan dura y exigente con la hija mujer y tan benévola y servil con el hijo varón..?

El fin de toda religión es mantener al grupo, a su colectivo sujeto. Sus reglas, las leyes son para ligar a los individuos del grupo y crear una masa  sólida y fuerte, bien cohesionada  que pueda soportar las hostilidades del afuera, del enemigo, del inmigrante (sería ahora en Europa, por ejemplo). Todos los rituales están al servicio de facilitar tal ensambladura.  Ante estos apoyos primarios y emocionales, nos queda la palabra.

Hemos visto una metáfora del proceso civilizador de la humanidad.

 

Patricio Olivera Palacios

Modificado por última vez enViernes, 18 Julio 2014 12:31
Valora este artículo
(0 votos)
volver arriba

Nuestros Tweets

Solicitar Cita

Puede ver la política de privacidad aquí

Por favor rellene sus datos de forma correcta para que podamos atenderle. No realizamos consulta online, sólo de forma presencial en nuestro centro en Málaga (España)

Descarga nuestros folletos

Folleto Corporativo
Folleto Grupo de Hombres
Folleto Centro de Apoyo a Mujeres Fundación Anna O.
Programa de Prevención de la Violencia de Género
angustia18
Mujeres Célebres 2017

FacebookG+TwitterRSS